**Latin American Journal of Clinical Sciences and Medical Technology is an open access magazine.

To read all published articles and materials you just need to register

Registration is free of charge.   Register now

If you already have registered please   Log In
**
Latin American Journal of Clinical Sciences and Medical Tecnology
Tuesday October 27th, 2020
Index
Submit
& Guide
for Authors
Authors
Access
Reviewers
Access
Current
Issue
Previous
Issue
Partnerships
DADI
Salud
Contact Us
Editorial
Board
   
Cita: Ruiz de Castilla EM. Editorial. Los tiempos COVID-19 y post-COVID-19: debemos asegurarnos de que la voz del paciente siempre sea escuchada.
Lat Am J Clin Sci Med Technol. 2020 May; 2: 69-70.
Recibido: May 7th, 2020.
Aceptado: May 7th, 2020.
Publicado: May 11th, 2020.
Vistas: 330
Descargas: 7
EDITORIAL
Los tiempos COVID-19 y post-COVID-19: debemos asegurarnos de que la voz del paciente siempre sea escuchada

El 6 de mayo, llamó mi atención un interesante artículo publicado en el periódico Le Monde1 porque resalta lo rápido que se mueve la ciencia y la medicina en este momento. COVID-19 ha estimulado una flexibilidad sin precedentes para encontrar soluciones inmediatas. En menos de dos meses, más de 3,500 artículos relacionados con la pandemia se han publicado en revistas indexadas y están disponibles en PubMed, la mayoría de ellos diseñada y validada en un tiempo récord. Para mí, este es un claro ejemplo de innovación disruptiva. Mientras nos recuerdan diariamente que el rigor científico es siempre la prioridad, la respuesta de la investigación durante la crisis COVID-19 es una prueba de velocidad como un poderoso incentivo. Debemos luchar por la alta calidad, pero también podemos ser mucho más rápidos al respecto. Espero que esta evolución en la innovación no se pierda a medida que hacemos la transición a un mundo post pandémico.

Mi otra gran esperanza para el nuevo orden mundial, posterior a la pandemia, es que apliquemos esta velocidad para incluir la voz del paciente en el debate de la salud.

Durante décadas, las organizaciones de la sociedad civil basadas en el paciente han logrado un progreso importante, pero sólo progresivo. Ciertamente, los avances en los países de bajos y medianos ingresos van muy por detrás de la sociedad civil en el mundo desarrollado. Particularmente fuera de los Estados Unidos y Europa, no debemos permitir que la inmediatez y la urgencia de COVID-19 detengan el impulso de la “voz del paciente”. De hecho, como representantes de la comunidad, los grupos de la sociedad civil deben considerarse aliados esenciales para abordar la crisis actual en países que seguramente tendrán una escasez de recursos durante mucho tiempo. Nadie más tiene una mejor idea de lo que está pasando al típico paciente con enfermedades crónicas con el encierro y la preocupación que lo acompañan. De hecho, muchas de esas organizaciones se esfuerzan por marcar la diferencia en estos tiempos difíciles. Por lo tanto, los gobiernos deberían ser rápidos para recoger esta base de conocimiento. Por desgracia, tienen la misma probabilidad de hacer que los sistemas de salud y atención médica sean menos democráticos, en lugar de serlo más. Al igual que muchas empresas y organizaciones, este es un momento delicado para los grupos de la sociedad civil centrados en el paciente. Juntos, tratemos de encontrar las oportunidades para avanzar cuando y donde podamos.

Redoblemos nuestros esfuerzos como una comunidad más amplia para hacer que se escuche la voz del paciente. Sobre todo, recordemos que podemos ser rápidos al respecto, incluso si nuestra prioridad principal es proteger el progreso que hemos logrado. 


Eva María Ruiz de Castilla
EMOLUVA
REFERENCIAS

1.Le Monde Dossier “La recherche scientifique chamboulée par le COVID-19” [Internet] 6 de mayo 2020. Disponible en: https://journal.lemonde.fr/data/819/reader/reader.html?t=1588787896184#!preferred/0/package/819/pub/1157/page/22/alb/72404

COVID-19 and Post-COVID-19 Times: Let Us Make Sure the Patient’s Voice Is Always Heard

On May 6th, an interesting article published in the newspaper Le Monde1 called my attention because it enhanced how fast science and medicine are moving at the moment. COVID-19 has spurred unprecedented flexibility to find immediate solutions. In less than two months, more than 3,500 articles related to the pandemic have been published in indexed journals and are available in PubMed, most of them designed and validated in record time. To me, this is a clear example of disruptive innovation. Despite the daily reminder that scientific rigor is always the priority, the research response to COVID-19 is proof of speed as a powerful incentive. We should strive for getting high quality and for doing it quicker. I hope this evolution in innovation does not stop as we transit to a post-pandemic world.

My other big hope for the new post-pandemic world order is that we apply this innovative speed to include the patient’s voice in health issues.

For decades, patient-based civil society organizations have made significant, but only incremental progress. Certainly, achievements in low- and middle-income countries lag far behind civil society in the developed world. Particularly outside of the U.S. and Europe, we should not allow the immediacy and urgency of COVID-19 to halt the “patient’s voice” momentum. In fact, as sources of community, civil society groups should be considered essential allies to address the current crisis in countries sure to be resource-stressed for a long time to come. No one else has a better handle on what the typical chronic disease patient is going through with confinement and accompanying worry. Indeed, many such organizations are striving to make a difference in these tough times. Thus, governments should be quick to pick up on this knowledge base. Alas, they are as equally likely to make health and health care systems less democratic, not more. As it is for so many businesses and organizations of all kinds, this is a delicate time for patient-based civil society groups. Together, let us find the opportunities to move forward when and where we can.

Let us redouble our efforts as a broader community to make the patient voice heard. Most of all, let us remember that we can be quick about it even if our overriding priority is to protect the progress we have made.



Eva María Ruiz de Castilla
EMOLUVA
REFERENCES

1.Le Monde Dossier “La recherche scientifique chamboulée par le COVID-19” [Internet] 6 de mayo 2020. Disponible en: https://journal.lemonde.fr/data/819/reader/reader.html?t=1588787896184#!preferred/0/package/819/pub/1157/page/22/alb/72404

All Rights Reserved® 2019

Latin American Journal of Clinical Sciences and Medical Technology, Año 1, No. 1, octubre, 2019 es una publicación contínua editada por Vesalio S.C.; http://www.lajclinsci.com/    Editor responsable: Gilberto Castañeda Hernández.    Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2019-062013242000-203; ISSN: 2683-2291; ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor.    Responsable de la última actualización de este número, Web Master Hunahpú Velázquez Martínez, calle San Luis Potosí # 182-1, Col. Roma, Alcaldía Cuauhtémoc, C.P. 06700, Ciudad de México; teléfono: 55 64 40 41    Fecha de última modificación, 30 de marzo de 2020.
Contact us   |   Privacy policy   |   Legal Information

All Rights Reserved® 2019

Latin American Journal of Clinical Sciences and Medical Technology, Año 1, No. 1, octubre, 2019 es una publicación contínua editada por Vesalio S.C.; http://www.lajclinsci.com/    Editor responsable: Gilberto Castañeda Hernández.    Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2019-062013242000-203; ISSN: 2683-2291; ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor.    Responsable de la última actualización de este número, Web Master Hunahpú Velázquez Martínez, calle San Luis Potosí # 182-1, Col. Roma, Alcaldía Cuauhtémoc, C.P. 06700, Ciudad de México; teléfono: 55 64 40 41    Fecha de última modificación, 30 de marzo de 2020.